martes, 6 de mayo de 2014

Celebridades y activistas exigen a EEUU medidas contra Brunéi por sharia

Celebridades y activistas exigen a EEUU medidas contra Brunéi por sharia AFP Por Por SARA PUIG | AFP El comediante estadounidense Jay Leno se manifiesta contra Brunéi por instaurar la sharia, durante una protesta frente al hotel Beverly Hills, propiedad del sultán de ese país asiático, Hasanal Bolkiah, el 5 de mayo de 2014, en Los Ángeles La campaña viral de celebridades contra Brunéi por instaurar la sharia se intensificó este lunes después de que activistas y personalidades del mundo del entretenimiento reclamaran en Los Angeles al gobierno estadounidense el fin de las relaciones con el riquísimo sultanato. Frente al Beverly Hills hotel -propiedad del sultán Hasanal Bolkiah-, el carismático presentador de televisión estadounidense Jay Leno y la actriz británica Francis Fisher protestaron por la entrada en vigor de la ley islámica en este minúsculo país situado en la isla de Borneo, que mantiene fuertes lazos comerciales con Washington gracias al TPP. "¿En qué año estamos? ¿En 1814? ¡Vamos, estamos en 2014!", exclamó Leno durante una protesta organizada por una coalición de grupos feministas, de derechos humanos y LGTB. "Esto (que está ocurriendo en Brunéi) no está muy lejos de lo que pasó en el Holocausto", aseguró el humorista. "El demonio aparece cuando la gente buena no hace nada", afirmó Leno al alentar a la movilización contra el sultán, uno de los hombres más ricos del mundo gracias a los recursos petrolíferos de su país. El código penal islámico, en vigor desde el 1 de mayo en Brunéi, prevé la amputación de miembros por robar, latigazos por consumir alcohol o abortar y la lapidación por ser homosexual. Su cumplimiento es un "deber" para todos los musulmanes, defendió el sultán al anunciar la aplicación de esta ley. Fisher -exesposa de Clint Eastwood- fue un poco más lejos e hizo un llamamiento al gobierno de Barack Obama y a los miembros del Congreso para imponer sanciones económicas contra Brunéi. "Es intolerable que el sultán se embolse miles de millones de dólares con el TPP mientras abusa de su propio pueblo de una forma tan cruel", manifestó la actriz. Brunéi y Estados Unidos hacen negocios bajo el paraguas del TPP, el Acuerdo de Asociación Transpacífico, al igual que el resto de miembros (Australia, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam). La directora de la fundación Feminist Majority, Katherine Spillar, organizadora de la protesta, también reclamó a Washington y la ONU penalizaciones contra Brunéi por "ir en contra de los derechos humanos". - Boicot hotelero - La popular humorista y presentadora estadounidense Ellen DeGeneres fue una de las primeras celebridades que se unió a esta campaña contra Brunéi. "No visitaré el Hotel Bel-Air (también de propiedad del sultán) ni el Beverly Hills hotel mientras no se resuelva esta situación", escribió en su Twitter hace unos días. El magnate británico Richard Branson, propietario de la compañía Virgin, también anunció en esta red social que ninguno de sus empleados y ni familiares se hospedará en los hoteles de la cadena del sultán Dorchester Collection, hasta que Bolkiah "tolere los derechos humanos". El actor británico Stephen Fry ("V de Vendetta", "El Hobbit", "Gosford Park") también impulsó el boicot hotelero cancelando su reserva en el Coworth House, en Ascot (Gran Bretaña), con ocasión de las famosas carreras de caballos. Los hoteles del sultán que ya están padeciendo las consecuencias más fuertes del boicot son los de Los Angeles. Al menos nueves eventos han sido cancelados -entre ellos la gala el día antes de los Óscar en el Beverly Hills hotel-. Se espera que los establecimientos de Paris, Londres, Milan y Roma, donde se celebran grandes eventos relacionados con el mundo del cine y la moda, también se vean afectados. El consejo comunal de Beverly Hills tiene previsto aprobar el martes una resolución para reclamar al sultán que se despoje de todas sus propiedades en esta zona de Los Angeles. El director general de Dorchester Collection, Christopher Cowdray, dijo el lunes en un comunicado que el boicot tendrá un impacto en los trabajadores de los hoteles. "La mayoría de nosotros no conoce a los inversores que están detrás de las grandes marcas que se han convertido en una parte vital de nuestro día a día", señaló. "La economía global debe ser vista hoy desde una perspectiva más amplia". https://es.noticias.yahoo.com/celebridades-y-activistas-exigen-eeuu-medidas-contra-brun%C3%A9i-002750203.html

Texia Slater - 7 Jours sur Sex (With Jeff Stronger) (Official Music Video)

domingo, 4 de mayo de 2014

Mika salió del closet

Mika salió del closet. Hace tres años aseguraba que era bisexual, pero ahora el artista decidió hacer pública su preferencia. Confesó que sus últimas canciones las hizo pensando en un hombre Mika salió del closet Mika confesó su homosexualidad (Creditos: Archivo) TeleShow.- El cantante de música pop Mika confesó que sus nuevos temas fueron escritos para hombres ya que él es gay. "Si hoy me preguntan si soy gay, digo que sí. ¿Son estas canciones acerca de mi relación con un hombre? Digo sí. Y es sólo a través de mi música que he encontrado la fuerza para llegar a un acuerdo con mi sexualidad. Esta es mi vida real", reveló el exitoso artista, que se hizo conocido en 2007. El site de farándula TeleShow aseguró que el cantante de 28 años está por lanzar su nuevo disco The Origin Of Love, para el cual se inspiró en sus relaciones con hombres, según contó en diálogo con una revista gay. En declaraciones anteriores, Mika había dicho: "Nunca me puse etiquetas y nunca limité mi vida. Nunca puse límites sobre las personas con las que me acostaba. Llámenme como quieran, llámenme bisexual, si necesitan etiquetarme. Yo puedo enamorarme de cualquiera".
Noticia Cortesia: Diario Ultimas Noticias.

viernes, 2 de mayo de 2014

Declaración Universal de Derechos Humanos. Articulo 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión

Declaración Universal de Derechos Humanos. Articulo 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

Mi sueño | Subtitulado al Español

viernes, 29 de noviembre de 2013

El peligroso arcoiris Eduardo Galeano

El peligroso arcoiris Eduardo Galeano Richard Nixon, prestigioso historiador, lo tenía claro. En 1972, cuando era presidente de los Estados Unidos, dictó a sus colaboradores más cercanos un curso relámpago sobre la decadencia de Grecia y Roma: –¿Ustedes saben lo que pasó con los griegos? ¡La homosexualidad los destruyó! Seguro. Aristóteles era homo. Todos lo sabemos. Y también Sócrates. ¿Ustedes saben lo que pasó con los romanos? Los últimos seis emperadores eran maricones... En 1513, unos siglos antes de esta lección magistral, Vasco Núñez de Balboa había arrojado a cincuenta indios a las bocas de los perros que los destriparon, “porque para ser mujeres sólo les faltan tetas y parir”. En Panamá, como en muchos otros lugares de América, la homosexualidad era libre, hasta que irrumpieron los conquistadores. Aquella noche de 1513, Balboa inauguró en estas tierras el castigo del nefando pecado de la sodomía. Eran los tiempos de la Santa Inquisición. Tiempos de nunca acabar. En España, la Inquisición duró tres siglos y medio. La herejía de la diversidad, en todas sus formas, fue condenada a suplicio o muerte en varios lugares de Europa y de América. Muchos homosexuales, hombres y mujeres, fueron quemados vivos. La hoguera los redujo a cenizas “para que de ellos no haya memoria”. Una época superada, se supone. Pero el humo llama. - La sagrada familia En vez de pedir perdón a sus víctimas, la Iglesia Católica repite las antiguas maldiciones. Recientemente, la Santa Inquisición, que ahora se llama Congregación para la Doctrina de la Fe, lanzó desde el Vaticano una campaña mundial contra el matrimonio de parejas homosexuales, “una grave inmoralidad que contradice el plan de Dios y la ley natural”. De inmediato, los altos funcionarios de la Iglesia en el mundo hicieron eco a la voz de mando. En el Uruguay, el arzobispo Nicolás Cotugno declaró que la homosexualidad es “una enfermedad contagiosa”, recomendó aislar a sus portadores y comparó el matrimonio homosexual con la unión entre un hombre y un animal. La Iglesia está preocupada, desde hace ya unos cuantos siglos, por la sexualidad humana. De Papa en Papa, ha ido estableciendo la rígida frontera entre el pecado, que es casi todo, y lo poquito que nos deja de consuelo, porque de algún modo hay que reproducirse. Desde el Sumo Pontífice hasta el último cura de pueblo, no hay sacerdote que no sea experto en sexo. Como todos ellos han hecho voto de castidad, no se sabe cómo pueden entender tanto sobre una actividad que tienen prohibido practicar. Leyendo esta última condenación del Vaticano, a uno le vienen ganas de preguntar a los sexólogos celestiales: si el matrimonio heterosexual es una “ley natural”, ¿por qué ustedes no se casan? Y si los homosexuales contradicen “el plan de Dios”, ¿por qué Dios los hizo así? Otro especialista en el Bien y el Mal, el presidente George W. Bush, coincide con el Vaticano en la condenación del casamiento homosexual y se pronuncia contra la adopción de niños por parejas que no constituyan un matrimonio normal, “entre un hombre y una mujer”. El presidente, que no es católico, hace suya esta cruzada papal. No es la primera vez que Bush y el Papa descubren que son tal para cual. Los dos tienen comunicación directa con el Cielo, por teléfonos diferentes. En algunas ocasiones, como en la reciente guerra de Irak, reciben órdenes contradictorias. En otras, en cambio, forman un frente común. Han estado, y seguirán estando, unidos en causas tan sagradas como la promoción de laabstinencia sexual entre los jóvenes y la lucha contra los medios anticonceptivos y contra el aborto. Con su habitual amplitud de criterio, en estos temas Bush no sólo ha coincidido con la teocracia vaticana, sino también con los fundamentalistas islámicos: los puritanos unidos jamás serán vencidos. Y cada vez que tales asuntos se han planteado en las Naciones Unidas, Bush ha votado de común acuerdo con sus enemigos jurados, Irán, Libia, Sudán e incluso Irak, antes de que ese país recibiera el huracán de misiles que él le envió en nombre de Dios y del petróleo. - Y sin embargo, se mueve La cruz y la espada se están alzando, como en los viejos tiempos. Con toda razón: en estos últimos meses, la homofobia viene sufriendo graves atentados. Por todas partes cunde eso que el Papa llama “conducta desviada” y “legalización del Mal”. A mediados de este año, la Corte Suprema de los Estados Unidos dicta una sentencia histórica. Es inconstitucional, dice la sentencia, la ley de Texas que castiga la homosexualidad como un crimen. El dictamen implica la nulidad de las leyes semejantes en otros doce estados de esa nación. Mientras tanto, en New Hampshire, por primera vez en la historia del cristianismo, los fieles y el clero de la Iglesia Episcopal eligen un obispo que es abiertamente gay. Massachusetts está a punto de legalizar los matrimonios homosexuales. En Vermont, ya el Registro Civil reconoce la legitimidad de esas parejas. En Canadá, desde principios de este año, los homosexuales pueden casarse en Ontario y en Columbia. Ahora hay bodas homosexuales en Bélgica, como ya las había en Dinamarca, Holanda y Suecia. Diversas variantes de unión legal, más o menos parecidas al matrimonio según el país, rigen en Noruega, Finlandia, Islandia, Francia, Alemania, Hungría, Croacia y en algunas regiones de España. Y en la ciudad de Buenos Aires, por primera vez en la historia latinoamericana, ya se celebra, también, la unión legal entre personas del mismo sexo. Todas estas “graves inmoralidades”, actos de libertad y de salud mental, no son regalos: son conquistas. Son el resultado de la porfiada lucha de los gays y las lesbianas contra la discriminación y la violencia. Entre todos los placeres que merecen el infierno, el amor homosexual es, todavía, el más ferozmente reprimido. El machismo y la estupidez armada han disfrazado de normalidad esta atrocidad, y la han convertido en costumbre. En más de setenta países, la ley castiga las relaciones homosexuales. En muchos, con cárcel. En algunos, con flagelación o pena de muerte. En otros, donde la pena de muerte no es legal, los escuadrones parapoliciales y los enfermos de fanatismo cumplen sus ceremonias de purificación: limpian las calles torturando, mutilando y asesinando a quienes, por el solo hecho de existir, constituyen un escándalo público. Los gays y las lesbianas están malditos en la tierra y en el cielo. Hace cinco años, el primer ministro de Malasia llegó a denunciar que eran una amenaza para la seguridad nacional. En el Más Allá, también tienen cerrada la puerta. Como escuché decir a la madre de una joven lesbiana: “Lo que más me duele es saber que no estaremos juntas en el Paraíso”. Pero ellos y ellas, los raros, los despreciados, están generando, ahora, algunas de las mejores noticias que nuestro tiempo traNsmite a la historia. Armados con la bandera del arcoiris, símbolo de la diversidad humana, ellas y ellos están volteando una de las más siniestras herencias del pasado. Los muros de la intolerancia empiezan a caer. Esta afirmación de dignidad, que nos dignifica a todos, nace del coraje de ser diferentes y del orgullo de serlo. Como canta Milton Nascimento: Cualquier manera de amor vale la pena, cualquier manera de amor vale amar. (Exclusivo de Página/12 para la Argentina)